Invitación

Foto por: Andrea Quixtán

[…] Siempre llegarás a esta ciudad. Para otro lugar -no esperes-

no hay barco para ti, no hay camino.

Así como tu vida la arruinaste aquí

en este rincón pequeño, en toda tierra la destruiste.

(Constantino Cavafis, La ciudad )

Seis meses. Hace seis meses Hoja Blanca publicó el primer post de Stadt que arrancó en ninguna parte y se dirige hacia quien sabe dónde pero que de camino ha pasado por Willemstadt, Barcelona, Monserrate, Fontibón, Corferias, el mapa de una ciudad imaginaria, Nuevo México y Berlín, entre otros rincones.

Seis meses en los que médicos, ingenieros, publicistas, literatos y desocupados de toda índole han dejado una señal, han puesto un punto rojo en el mapa imaginario de un mundo que aunque parezca estar al alcance de la mano sigue siendo ancho y ajeno. Meses en los que ha sido posible ver la misma ciudad con ojos nuevos o desbaratar supuestos sobre lugares desconocidos.

En esta segunda parte, luego de las travesías vacacionales o los largos días de ver pasar la vida por la ventana de las oficinas, sabemos que hay varias historias buscando un par de ojos. Buscando también dedos que las destrocen. Así que de nuevo, lo invitamos a armar esta gran ciudad con nosotros, sin pretensiones de popularidad, fama o gloria, sin promesas de pertenecer a la farándula literaria. Sólo para que escriba, para que nos cuente cómo es que se camina y se vive y se goza o se sufre su ciudad de mierda o su paraíso terrenal.

Como hace seis meses, le decimos que venga y entre con confianza que aquí no se le está pidiendo tarjeta profesional de escritor y decimos que nos reservamos el derecho de admisión sólo para no quedar tan mal con las amistades.

Cada dos semanas en este espacio, un texto nuevo. Para enviar el suyo sólo tiene que escribir a stadt.historias@gmail.com donde le daremos toda la información adicional que necesite.

Así que sin más dilaciones, póngase a escribir que aquí se le atiende. Y no somos poetas, no se preocupe, no la vamos a “juagar su trapeador”.

Bienvenido.