¿Tercera República o “nueva transición”?

“¡No más reyes!. Referéndum”, se lee en uno de los tantos carteles que algunos españoles y españolas cargaban en sus manos desde hace algunas horas en la plaza Sol, en el centro de Madrid.

Las banderas de la que fue la República antes del Franquismo se alzaban y bandeaban al ritmo del viento, acompañando a jóvenes, personas mayores, familias y amigos que se dieron cita para lanzar cánticos para el establecimiento de la que sería la tercera República.

Los noticieros, líderes políticos y varios analistas no han dudado en calificar como “histórico” el 2 de junio. Y es que la noticia de la abdicación llega de manera inesperada, en un momento en el que, para muchos, la monarquía está en uno de sus peores momentos de imagen, incluyendo escándalos de corrupción. Por lo que la gran pregunta aún sin responder es por qué justo hoy, ahora.

Sin embargo, la reacción social ha marcado un debate mucho más álgido y con cara al futuro, pues mientras en Sol y en otros 37 puntos de España se pide una República, muchos líderes políticos y de opinión españoles hablan de un momento de renovación nacional por medio de una renovación monárquica.

 

Una nueva transición

 Para algunas personas no solo se trata de un momento difícil para la monarquía, sino para España, pues la desconfianza en las instituciones no solo salpica a la Casa Real y al Gobierno, sino, incluso, a la justicia.

Las pasadas elecciones europeas fueron un gran indicador del descontento con la clase política, que más que ganadores, dejó a algunos partidos ‘menos perdedores’ que otro.

Son estos hechos y otros muchos lo que han hecho que el momento que se vive sea comparado por algunos analistas como la crisis que se vivía tras la sucesión de Franco del poder al Rey Juan Carlos, en el que era necesaria una renovación y por eso consideran que la llegada de alguien más joven a la corona sea ese elemento que hace falta para renovar la nación, tal como pasó cuando el actual rey llegó al poder.

Como pocos debates políticos, este será uno sin duda que involucre a jóvenes, pues ellos más que otros encarnan la noción y deseo de cambio. La juventud, junto a los mayores marcarán un debate que estará marcado por la imagen adorada que tiene el Rey y su proyecto democrático tras la dictadura y la cuestionada existencia de la monarquía en la actualidad. En los meses venideros los españoles le reconocerán cada acierto a la corona, pero la castigará como nunca en un entorno marcado por la inestabilidad, la crisis financiera y la corrupción.

Ahora que justo inicia el 3 de junio en España, el 2 de junio ya hizo historia. Es pronto para saber qué pasará, pero en lo que coinciden los medios, analistas, separatistas, quienes confían en el Príncipe Felipe y los que desean una República, es que viene un momento de cambio.