Libro 2: “Poblinsburgo” Capítulo 16: “Venciendo a la Oscuridad”

“-Quien diría que seríamos tan buen equipo” – pensó el más alto de los Poblins cazadores. Lobo y Poblins habían unido fuerzas para luchar contra la masa oscura que era el Trolldeg. Se lanzaron ciegamente desafiando la muerte. Los miles de tentáculos los rodeaban y amarraban. Al iniciar la pelea los cazadores y Signore Lupo se dividieron. Las tácticas y la magia de los Poblin, por un lado y la fuerza del gran lobo, por otro; perdían impacto ante la gran bestia. Los Poblins estaban a punto de ser devorados, pero Lupo, entendió que a menos que lucharan realmente como un equipo, sus pocas posibilidades de sobrevivir serían completamente nulas. Así que, frenó su carga y fue ayudar a quienes antes lo perseguían. A partir de ese momento el combate cambió y el antes dominante monstruo de oscuridad empezó a ceder terreno. Ahora era él quien estaba atado con los pelos de la calavera Poblin, mientras que sus tentáculos eran salvajemente arrancados por las fauces del Signore Lupo.

El gran lobo de las tierras de las fábulas, luchaba con una fiereza que incluso hizo a sus compañeros de batalla detenerse más de una vez, para admirar a la gran bestia en sus envestidas. Había una cierta gracia en los letales movimientos de su cuerpo. Parecía que no sintiera el dolor de las numerosas heridas en su cuerpo. Sí que lo sentía, pero no le importaba. Por fin, el lobo tenía una razón de verdad por la cual luchar y nada lo iba a detener hasta que el monstruo que amenazaba a su amigo quedara fuera de combate. Fue desgarrando tentáculos, uno tras otro, lanzándolos al abismo que los rodeaba, hasta que el Trolldeg quedó convertido en una pequeña bolita de profunda noche que ya no podía hacerle daño a nadie. Signore Lupo y los Poblins habían vencido.