El Alguacil

Desde el sitio sagrado del pueblo arhuaco, Nabusimake, en la Sierra Nevada de Santa Marta, se ve a lo lejos la ominosa silueta del “Alguacil”, un centro de comunicaciones de TV que fue construido en 1962 por el gobierno. El cerro donde yace es uno de los muchos sitios sagrados de este pueblo, en el cual los Mamos, las figuras espirituales del grupo indígena, van a hacer pagamentos para mantener el balance entre la naturaleza y el hombre. Los arhuacos han sido víctimas constantes del conflicto armado de Colombia a causa del narcotráfico y el desplazamiento. Pacíficos por naturaleza, este pueblo ha resistido sin usar la fuerza, manteniéndose arraigados en sus tradiciones y su profundo entendimiento del territorio en que habitan. Cuando al atardecer se ve a lo lejos la figura del Alguacil, es como una cicatriz oscura en medio del idílico y tranquilo paisaje que recuerda cómo a pesar de la resistencia, muchas batallas se han perdido. La presencia del ejército dentro de los territorios indígenas es constante, y el centro de antenas es el eje alrededor del cual se concentra, pues hay que protegerlas a toda costa. La guerra llegó desde afuera y se plantó en medio de la vida tranquila de este pueblo.

Hoy en día, las huellas del paramilitarismo siguen vivas dentro del territorio, y siguen ocurriendo atentados en contra de los líderes de la comunidad que se oponen a las imposiciones externas que amenazan su cultura. La trémula paz que se vive en la Sierra es delicada, y es difícil predecir que le espera a esta hermosa y única tierra, donde los hermanos mayores guardan sus ancestrales secretos.

El Alguacil Simón Ortega
El Alguacil
Técnica Mixta sobre Carton
92 x 134 cms.
2013