Funeral en La Rada

 Imagen:  Antoine Detaille

Tomado de: http://www.flickr.com/photos/tat0n3/

En La Rada, un caserío, los muertos son un pretexto de fiesta. De fiesta, música con  mucho alcohol de por medio. Esta noche Fidel se fue, o más bien, está presente como un cuerpo encerado de memoria y trajín.  Desde hace un par de horas han llegado amigos y familiares a su casa, que da sobre un patio con marranos echados en el barro.

Magola, su madre, canta con una voz gruesa. Al fondo suena la percusión de dos de sus hijos; Fabricio, el hijo menor, y Jeremías, el del medio. El sonido se dilata al paso de los nuevos visitantes que llegan a la casa; los hombres del caserío se sientan alrededor de los percusionistas para esperar el turno del tambor; sus  hermanas, Nancy,  Paty y Alex, reparten el suero motilado,  una bebida hecha de limonada, azúcar,  anís y sal.

En la mitad del patio  hay una mujer parada que fuma y suda. Levanta la cara y mira de arriba a abajo. Desvía la mirada de la cama blanca donde está Fidel y se cruza  con Jeremías. Al parecer ella era una de las novias de Fidel. Jeremías la había visto entrar un par de veces a la casa de Fidel y, en el pueblo, la conocían muy poco, le decían la novia fantasma porque siempre aparecía en los funerales y se iba con algún conocido. Se iba, según cuentan, con uno de los amigos del muerto a su casa. Dos horas más tarde, cuando Jeremías ya estaba borracho, él se le acercó a ella: Tulia. La noche se abrió con más bulla y sabor y algunos se animaron a bailar. Jeremías sacó a bailar a Tulia. Era la una de la mañana, y el ambiente seguía muy prendido. Nadie se había ido. Nadie se quería ir. Jeremías se entusiasmó con Tulia, bailó con ella, pero ninguno de los dos  musitaba palabra.  Tulia tenía una mueca de dolor, lo miraba con un aire de coquetería.

Me empezó a acariciar y me dijo: “Bailas igual que Fidel”.  Yo no dije nada. Hice caso omiso del impulso de largarme con ella en medio de ese funeral a su casa. Solo asentí con la cabeza y le sonreí. Ahí estábamos, bailando, mirándonos como si ella guardara algún secreto; como si ella estuviera a la espera de algo. Pero no le di ni hálito de esperanza a esa mujer. Empezamos a tomar más mutilado. La gente cabeceó y la música y el canto cesaron por unas horas. Entre las cuatro y cinco de la mañana empezó a oler a cilantro. Mi hermana Alex estaba preparando el desayuno; un mote de queso, una sopa espesa con ñame y cilantro. Sirvieron la sopa a las siete de la madrugada. Todos los conocidos y amigos de Fidel  seguían allí con las camisas blancas, sudadas y con un olor a anís. Tulia hizo un gesto extraño como si alguien la esperara. Había llegado una moto.

El hombre no se bajó a buscarla, esperó afuera con la moto prendida. Tulia se quedó mirándome. Me insistió que la acompañara a su casa porque había llegado un amigo suyo con la plata de la quincena,  así podrían irse en un bus hasta su caserío. Jeremías salió de la casa, Tulia iba detrás. Alcanzaron la moto porque hacía un par de  segundos había arrancado. Jeremías había sido el primero en salir del funeral. Iván, el de la moto, les dio la plata y caminaron hasta el primer paradero de bus. Al llegar a su casa tiraron un rato. Luego,  Jeremías empezó a  sudar.  Sentía que cargaba con un bulto. Sentía el cuerpo pesado, doble y se desencajaba en desdoblamientos fugaces.

***

Este cuento fue publicado originalmente en la Revista REC (Revista de los estudiantes de Arte y Humanidades de la Universidad de los Andes en 2011

  • Angelic Ann

    Es Dr.EBHOSE usted puede email él si necesita su ayuda en su relación,
    prometen you.Your problemas se resuelven de inmediato. Después de estar en
    relación con él durante siete años , él me dejó , yo hice todo
    posible traerlo de vuelta atrás, pero todo fue en vano . Yo quería que él la espalda
    por el amor que siento por él, le suplicó , pero él se negó hasta que
    explicado mi problema con alguien en línea y ella me sugirió que debería
    más bien por correo un lanzador de hechizos que podrían ayudarme a un hechizo que le trajera
    espalda, pero yo soy el tipo que nunca creen en hechizos , no tenía más remedio que
    Pruébalo, envié el lanzador de hechizos , me dijo que no había problema que
    todo va a estar bien antes de tres días, que mi ex se vuelve a mí
    antes de los tres días, él lanzó el hechizo y, sorprendentemente, en el segundo día ,
    eso fue alrededor de las 4:00 de la tarde. Mi ex me llamó , yo estaba tan sorprendida, me contestó el
    llaman y lo único que dijo fue que estaba tan mal por todo lo que pasó ,
    que quería volver a mí, que me encanta tanto. Yo estaba tan feliz y
    sorprendido. Desde entonces, he hecho una promesa de que todos los que conozco se
    nunca tener un problema de relación , que me voy a referir a el hechizo
    lanzador de ayudarlos. Cualquiera podría necesitar la ayuda del hechicero , su
    ebhodaghespell@gmail.com email
    Él también lanzó tantos sortílega ,

    ( 1 ) quiere que su ex atrás .
    ( 2 ) Usted siempre tiene pesadillas.
    ( 3 ) Para ser promovido en su oficina
    ( 4 ) ¿Quieres un niño.
    ( 5 ) ¿Quieres ser rico.
    ( 6 ) que desee mantener su esposo / esposa sea sólo suya para siempre.
    ( 7 ) la necesidad de asistencia financiera.
    8 ) ¿Quieres estar en control de que el matrimonio
    9 ) ¿Quieres que atraerán a la gente
    10 ) La falta de hijos
    11 ) ¿NECESITA UN MARIDO / MUJER
    13 ) CÓMO GANAR SU LOTERÍA
    14 ) PROMOCIÓN HECHIZO
    15 ) HECHIZO DE PROTECCIÓN
    16 ) HECHIZO DE NEGOCIO
    17 ) HECHIZO DE TRABAJO BUENO
    18 ) cura para cualquier enfermedad / h.i.v.
    Póngase en contacto con él hoy en : ebhodaghespell@gmail.com

  • Any One

    literariamente, no me gustó, redundante, repetitivo, ni edición tiene, hay partes duplicadas…
    psicológicamente me pareció un relato interesante, debe ser muy difícil ser travestí en un lugar tan parroquial como Colombia.
    La contradicción que no puedo superar es que se justifique la ansiedad y la depresión con la productividad capitalista. Es decir, son experiencias malas si nos hacen perder el foco del trabajo, pero buenas si nos hacen más productivos? la persona que escribe parece estar en desacuerdo con los valores capitalistas, pero al final los usa como justificación de esas formas “diversas” de sentir. No hay felicidad en estar ansioso y/o deprimido, no importa cuán productivo seas en ese estado.