El Carnaval del bordillo

Barranquilla 2013. P. Convers.
Barranquilla 2013. P. Convers.

Afirmo efusivamente que el Carnaval parió a la Barranquilla de hoy. La cultura de ésta ciudad es manejada alrededor de 4 días de festejo oficial, y 2 meses de eventos alternos y paralelos para el que siente que no basta ése fin de semana largo que le da el último toque pagano a la entrada de la cuaresma. Es un sinfín de derroche de energía sexual, emocional y cultural y es que esto no es simplemente una serie de eventos sino el despertar y la bofetada a la hipocresía con la que viven muchos el resto del año. Es también el estado febril del parrandero habitual y el big-bang del que espera y espera ahorrando calorías, sueño y billete para poder parrandear con comodidad.

Pero ciertamente uno entiende que la plata no es un pretexto absoluto y completo para quedarse en la casa. Barranquilla es una ciudad que agrada al caminar y suele pasar que todos los lugares estén llenos y no haya mesas a la hora que uno llegue. Al acercarse a La Troja agradecerá encontrar un pequeño espacio en el andén o en uno u otro lado de la calle y si se quiere dotar de cervezas o trago debe buscarlo en otro lado, pues los meseros no dan abasto, pero la ventaja es que luego puede encontrar estancos cerca (con todo a precio de tienda) y se queda en ese bordillo que pertenece al conglomerado mundial pues en un segundo te puedes ver bailando con un remoto ciudadano de un pueblito de Holanda o con los populares gringos a los que todos se le quieren arrimar buscando ron o plata, y no… vienen mochileando y se toman la cerveza a sorbos.

Éste Carnaval es esa mezcla bien hecha de lo que es, de lo que debe ser y de eso que no debe ser. Nos dejamos perturbar por esa idea de culturización a la que le dábamos tierra, abono, agua, sol y sabor; pero de sentirnos reducidos en nuestro mundo empezamos a empujar ese muro que nos dividía de mala manera y hoy sólo estamos en un despertar de reconstrucción de la idea de ciudad, de la forma Caribe en la que nos convertimos hoy por hoy en unos costeños más singulares y menos repetidos en el vaivén de idiosincrasias.

Y es al Carnaval al que le debemos ése carné que presentamos cada vez que nos exteriorizamos. Pero… ¿Qué puede ser el Carnaval a las luces de una década como la nuestra? Podría ser simplemente una programación organizada por entes estatales y financiados por la empresa privada no sólo de Barranquilla, sino de todo el país. Existe la posibilidad también de que sea solo un desorden, ron y gente viajando buscando eso, pero la connotación real trasciende más allá del aspecto patrimonial y la parranda no es lo único que se desarrolla acá (aunque bien pareciera para el ojo incauto del que visita la ciudad solo con intereses etílicos-carnales). Éstas festividades celebran el despertar de un pueblo que cada vez se va volcando menos a grandes fiestas de hoteles y empresarios de la música, de un pueblo que se acerca a las calles, a las fiestas de barrio y a los eventos que se alejan de ese mega comercio implantado con tanta fuerza. Se impuso la cultura del bordillo sobre la de la boleta y el vip.

Barranquilla 2013. P. Convers.
Barranquilla 2013. P. Convers.

He aquí la programación ideal para un Carnaval:
Viernes: Todos los viernes desde que comienza el año hasta que empiezan Carnavales Noche de Tambó en Barrio Abajo en la calle 52 con carrera 54: Es un evento que viene desarrollándose desde hace ya muchos años y que consiste en algo sencillo: cerrar esas vías sólo con personas. Nada de vallas, cuerdas o muros. No tiene ningún costo, y entenderá usted el espíritu de este Carnaval desde que pise el lugar, solo hay personas bailando alrededor de una pequeña tarima de madera en donde se ubican los artistas que únicamente tocan cumbia y fandango. Esto es una “rueda de cumbia”, la gente se aglomera alrededor y bailan dando vueltas en ese círculo lleno de sabor. Se consiguen cervezas en las tiendas cercanas a precios que oscilan entre 1500 y 2000. El “Trago Corto” se encuentra en estos mismos lugares y dependiendo de lo que tome encontrará botellas 750 ml desde 20.000 a 30.000. El inicio de éste bembé es aproximadamente a las 8 p.m. y se extiende hasta las 3 o 4 a.m.

Consejo: Hidrátese bien.

El viernes inmediatamente anterior al Carnaval es la última Noche de Tambó que se desarrolla en la recién inaugurada Plaza de La Paz ubicada en la calle 53 con 46 frente a la Catedral María Reina, ésta es una Noche de Tambó donde se mantienen todos los elementos pero ya no es en una pequeña tarima ni es un evento que se despliega en unos pares de calles. Ahora se toma la plaza de la ciudad y se desborda de gente, no espere escuchar ritmos diferentes a los anteriores viernes.

 

 

Sábado: Los desfiles oficiales/principales se dan lugar en la vía 40 “El Cumbiódromo”. El sábado es la popular Batalla De Flores, al terminar este desfile agotado por el sol puede ir a refrescarse a La Troja que es el estadero más grande del Caribe, con cervezas nacionales desde 2500 pesos, siendo las costosas a 2700. Cualquier Transmetro lo lleva por 1700 y lo deja a una calle, pues todos desembocan en la Estación Principal “Joe Arroyo” al lado del estadio Romelio Martínez, La Troja es un lugar de salsa y música de Carnaval, no para de llenarse y el goce es absoluto desde su segundo piso hasta el andén, cierra a las 5 a.m en época de Carnavales y luego usted puede ir hacia la playa a ésa hora porque ésta es una programación pro-pernicia.

Domingo: Gran Parada de Fantasía. Es el día intermedio del Carnaval y es cuando está más encendido el ambiente, si se asoma por las esquinas verá que abunda el personal borracho. Alterno a los eventos principales en la vía 40 se desarrolla el Carnaval de la Carrera 44 y es el único que cuenta con desfiles completamente gratuitos, puede dejarse acoger por cualquiera de los dos o se puede acercar a “El Totumazo” en el Barrio Abajo para degustar un sancocho servido en totuma y a precios bajos que le va a recomponer toda energía agotada en los días anteriores. Puede continuar “la ruta libertadora del alma” en fiestas de barrio; por ejemplo, en el Barrio Recreo se desarrolla una de las que cuenta con mayor antigüedad: “Recochando en la 60”, en la Calle 60 con Carrera 36, es un evento organizado por vecinos del barrio donde se toman por lo menos tres calles y se les llena de música, gente, maicena, ron y grupos folclóricos que amenizan la noche.

Lunes: Gran Parada de Tradición y Festival de Orquestas. Desde el lunes comienza a disminuir el número de personas pues en otras ciudades ya empiezan los horarios habituales de trabajo, pero el que se anticipó a esto y pidió permiso o simplemente se desinteresa de las consecuencias que pueda traer, tendrá acá la respuesta para justificar y que valga la pena la embarrada.

El festival de orquestas es el evento latinoamericano que mayor número de grupos musicales el Caribe convoca. La máxima condecoración en éste evento es el Congo de Oro que premia cada una de las categorías musicales y el costo por entrada oscila entre los 50.000 y 80.000 pesos. Comienza alrededor de las 3 p.m. y finaliza 12 horas después, 12 horas en el Estadio Romelio Martínez bailando y gozando.

Puede pasar que no quiera usted quedarse estancado en un solo lugar todo un día, o que el cansancio le pida sentarse tranquilo un rato y bailar por momentos; Barranquilla cuenta con un Circuito Salsero compuesto por bares y estaderos dedicados al género del sabor, puede acercarse a la calle 47 con carrera 21 “Dónde Argel” es un estadero popular con un ambiente muy barranquillero y empapado de Salsa donde podrá degustar cervezas desde 2.500 pesos y luego para dormir saciado en todos los aspectos puede acercarse a los expendios de chicharrón en la Murillo con 19 y degustar de uno de los manjares de la ciudad en los sitios especializados en éste tipo de platos.

Martes: Muerte de Joselito. Muerte hepática, muerte económica, muertos de sueño y cansancio. El evento oficial de éste día es la muerte de Joselito, el personaje que encarna el espíritu del Carnaval. Se despierta el sábado y muere hoy, el recorrido con su tumba y sus viudas detrás se instala por toda la Carrera 54 donde encontraremos hombres disfrazados de mujer, mujeres, niños y bebés que lloran la partida de ese que trajo felicidad.

Barranquilla 2013. P. Convers.
Barranquilla 2013. P. Convers.

Pero de seguro no querrá detenerse el martes. Sabrá que necesita concluir esto con broche de oro entonces: es hora de volcarse a la fiesta de “Los amigos de la 54”, en la calle 54 con carrera 37 hay otra fiesta de barrio, de amigos, una fiesta fraternal a la que está invitada toda la ciudad con sus habitantes y visitantes. Es una fiesta que hace honor a la pernicia, ésa alegría que no se la comió el sueño está ahí viva y parrandeándose hasta el último segundo de ésta fiesta que no puede tener igual pues es Barranquilla, para Barranquilla y para todo el que quiera disfrutarla.