HojaBlanca es una revista-ONG dedicada a acompañar, publicar y divulgar el trabajo de nuevos talentos, promover la circulación de ideas y defender la libertad de expresión.
SÍGANOS EN REDES:

Última actualización: Lunes 9 de septiembre de 2013 a las 7:59 am

/BLOGS


Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

Sobre los once años del asesinato de Jaime Garzón

El asesinato de Garzón debería recordarnos, también, masacres como las de El Salado, en las que no fueron ni unos ni otros, sino ambos –militares y paras– quienes las cometieron y que permanecen en la impunidad y el olvido de este país que escoge no tener memoria.

http://www.zona-latina.net/printview.php?t=451&start=0

http://www.zona-latina.net/printview.php?t=451&start=0

Hoy escribo sobre un hecho que sucedió hace unos días: el aniversario del asesinato de Jaime Garzón. Este viernes fueron once años del asesinato, aún para muchos impune, de quien quizás fue el mejor periodista-humorista de Colombia. Garzón fue un tipo que a comienzos de su vida estuvo involucrado con el ELN (la época de los ideales) y después, tal vez al entender que el camino no es la lucha armada violenta, se dedicó a ser activista por la paz, a hacer lo posible porque el conflicto en Colombia cesara, o que por lo menos la población civil inocente sufriera lo menos posible. Esto lo llevó a realizar constantes denuncias sobre los vínculos del gobierno y de las altas cúpulas militares con los paramilitares (responsables de secuestro, masacres, etc.); a decirlo sin tapujos y graciosamente, a lograr que Heriberto de la Calle pusiera en situaciones muy incómodas a muchas figuras de la política colombiana.

Por decir y hacer, Jaime Garzón fue asesinado y creo que hasta el momento no hemos podido llenar su vacío con algún otro humorista que se le mida a la tarea. Tal vez nunca lo logremos, y tal vez eso sea algo bueno, porque siempre quedará lo que su turbia muerte significa. ¿Y qué significa, entonces? ¿Qué dice la muerte de Jaime Garzón? Dice una realidad que hemos vivido siempre y que pasamos por alto: habla de los vínculos de las altas cúpulas militares (y así, por extensión, del gobierno) con las fuerzas paramilitares. Muestra que los enemigos no son, en realidad, tan enemigos. Debería recordarnos, también, masacres como las de El Salado, en las que no fueron ni unos ni otros, sino ambos –militares y paras– quienes las cometieron y que permanecen en la impunidad y el olvido de este país que escoge no tener memoria.

Capturaron en menos de un año al famoso ‘Bochas’, quien después fue absuelto, ya que su acusación estuvo basada en testimonios falsos e inverosímiles de gente que ahora está desaparecida. Declararon a Carlos Castaño el autor intelectual y al rato lo asesinaron en combate; y hasta ahí llegó. Las investigaciones sobre su asesinato todavía están abiertas, no por algo más que la obstrucción del proceso de investigación. Obstrucción hecha, nada más y nada menos que por el ex subdirector del DAS, José Miguel Narváez, quien hasta ahora es llamado a indagatoria por esto, aunque ya esté en la cárcel hace un ratico por el escándalo de las chuzadas.

¿Cómo obstruyeron la investigación? Con testigos falsos, con condenas anticipadas, al descartar por lo menos cuarenta hipótesis más, posibles, sobre las causas y autores del asesinato de Garzón. Ellos escogieron la hipótesis que mejor les cuadraba, que no involucraba a nadie que tuviera un solo vínculo directo con el gobierno, y le dijeron a Colombia que continuara su camino, que eso ya había sido solucionado. Pero después, antes de morir, Carlos Castaño declararía que se arrepentía y que lo había asesinado “como un favor a unos amigos suyos, altos mandos militares”.

Recordar a Jaime Garzón siempre trae un sentimiento ambiguo: por un lado, recordamos sus personajes, sus chistes, sus denuncias, su valentía e imparable ímpetu; su no quedarse callado, incluso al saber el día de su asesinato, su condena. Por otro, un sentimiento de tristeza e impotencia porque todo quedó resuelto a medias, como siempre aquí; porque una vez más estamos dejando que construyan nuestra historia, porque en este y muchos casos ser colombiano significa olvido e indiferencia mezcladas con impotencia y rabia. Porque, como raro, sentimos que no podemos hacer más sino seguir pasando páginas, cada vez indignándonos menos, y esperar a ver si eso algún día se resuelve.

Links de interés:

  • Sobre los once años de impunidad (documental de Hollman Morris): http://www.youtube.com/watch?v=xMRTzyzvdnU&feature=related
  • Sobre J. M. Narváez en el caso (El Espectador)): http://www.elespectador.com/node/211049
  • Sobre la conexión AUC-militares: http://www.caracoltv.com/articulo154710-crimen-de-jaime-garzon-fue-favor-de-auc-a-oficiales-del-ejercito

Comentarios

Posts similares

  • Sobre protestas y ejércitos

    Hemos sido testigos en la distancia de cómo los civiles han sido capaces de paralizar sus naciones ...

    0
  • Los dormidos

    En Colombia se hace cada vez menos periodismo y más comunicación, ¿cómo despertar a los medios ...

    4
  • Cayó el referendo y tocó enseriarse

    Muchos recibimos la caída del referendo reeleccionista impulsado por los seguidores de Uribe como u...

    0

Posts similares en otros blogs

Actividad

publiquesinpalanca@hojablanca.net
Home | Blogs | Nosotros | Apóyenos | Contacto