Cambia, todo cambia –Hay Festival 2011

Leonor Villaveces y Santiago Espinosa Uribe cubren el Hay Festival 2011 en Cartagena, para Hoja Blanca.

¿Por qué hay cambio? ¿Por qué vivimos en un mundo tan inestable? ¿Por qué en nuestra época el cambio parece tan frecuente y rápido?

Estas preguntas son dignas de cualquier filósofo. Lo han sido por muchísimos años y no dejarán de serlo por unos cuantos miles más. En esta ocasión, el historiador inglés (créanlo) Felipe Fernández-Armesto se arriesgó a presentar hipótesis en torno a estas preguntas, sobre todo en lo que tiene que ver con el cambio cultural. Lo intuímos darwinista de “alma”, historiador de profesión y antropólogo de caminos. Fernández-Armesto presentó, en un español digno de un inglés, las ideas principales de su libro Civilizaciones, que aquí super-resumimos simplemente porque parecen muy cool.

Si bien en el reino animal hay muchas especies que tienen lo que se puede llamar “cultura” (uso de herramientas, interacciones sociales complejas, organizaciones jerárquicas, entre otras), ésta es más cambiante en el caso de la especie de los humanos. Adaptativamente, hemos logrado desarrollar la imaginación porque fuimos los únicos primates cazadores, dice el historiador, y por este motivo logramos desligar nuestras acciones de los estímulos inmediatamente presentes. En ese entonces pudimos imaginar un cambio y también pudimos realizarlo.

Gracias a nuestra capacidad de anticipación, desarrollamos -como especie- ideas y la capacidad de recordar. La hipótesis fuerte es entonces que el surgimiento de la imaginación en combinación con la memoria selectiva, hicieron de los seres humanos la especie con la mayor susceptibilidad al cambio cultural. Suena claro: dado lo que tenemos, podemos imaginarnos opciones diferentes y actuar para mantenerlo o modificarlo. El historiador sostiene, para volverlo más interesante, que nuestras posibilidades de creación aumentan exponencialmente con el paso del tiempo y que, dado nuestro constante intercambio los unos con los otros (fructífero o no), la multiplicación de ideas se acelera cada vez más.

El extraordinario Felipe Fernández-Armesto nos persuadió de que, a medida en que el mundo se abre, se complejiza y se diferencia, nosotros deberíamos ir acostumbrándonos a vivir en la inseguridad y en el intercambio. Que todo va a ir cada vez más rápido y más nos vale no quedarnos atrás.

Calificación: 7 de 10

Acerca de Hoja Blanca 48 Articles
Información Básica