Escuchar -Hay Festival 2011

Leonor Villaveces y Santiago Espinosa Uribe cubren el Hay Festival 2011 en Cartagena, para Hoja Blanca.

Resulta que Philip Glass también tiene patas, riñones y opiniones. Y ciertamente dedos ágiles que interpretan a Philip Glass en piano. Su conversación con Peter Florence y su recital nocturno van ganando en excelencia y en impacto.

Para empezar, llegamos una hora antes al evento del mediodía, lo que nos situó en primerísima primera fila. No es que venga al caso, pero pasamos ese intervalo impresionando desconocidos armando repetidas veces, con un promedio de 30 segundos, el cubo Rubik de Santiago.

Siempre es curioso escuchar la voz de esas figuras que uno se imagina como genios mudos. Quizá estaremos llenos de clichés pero, juzgando por la extensión de la obra del compositor, uno pensaría que vive encerrado en su cuarto y que sólo escucha a su empleada con una bocina de bronce que embute en su oído. Muy al contrario, Philip Glass es un viajero que prefiere participar en proyectos colaborativos. Ha parchado con personajes como Scorcese y Aphex Twin. Eso lo sabemos porque ahora está en frente de nosotros, siendo un sujeto simple y pragmático, con más aires de profesor que de genio.

Se describe a sí mismo como un “theater composer” (compositor de teatro) y explica esto numerando sus fuentes de inspiración y trabajo: movimiento, imágenes y texto. Aterriza cada una de las preguntas que le hace Peter y las que necesariamente implican una cierta respuesta poética, prefiere nos contestar. Eso sí, alcanza a contarnos algunas ideas provocativas. Nos confiesa, por ejemplo, que el público altera considerablemente su interpretación, hasta el punto de hacerla imprevisible.

Puede que no hubiéramos sido las personas más imparciales para juzgar este evento. Amábamos a Philip Glass antes de conocerlo, y lo hubiéramos seguido amando aún si hubiera sido un viejo cascarrabias. Eso, sin embargo, no desvirtúa la calidad del recital nocturno. Hicimos lo que nos pidió en la charla: escuchar. Escuchar las hipnóticas y a veces angustiantes repeticiones. Escuchar las sutiles diferencias escondidas en lo mismo. Escuchar la infinitesimales variaciones, los cambios de intensidad, las pausas y hast los pequeños errores. Escuchar la sintonía entre la voz grabada de Alan Ginsberg recitando, y la música que Philip Glass ha compuesto para su poema. Escuchar conmovidos la sensación de que toda una época se desenvuelve ante nosotros.

Aplaudimos con fuerza.

Link al poema de Ginsberg:
http://wings.buffalo.edu/english/faculty/conte/syllabi/377/Wichita_Vortex.html

 

Entrevista Philip glass: 9 de 10.
Recital de piano: 10 de 10

Acerca de Hoja Blanca 48 Articles
Información Básica