¿Y la sustancia?

Desde que el candidato Mitt Romney anunció que su compañero de fórmula sería Paul Ryan, todos los medios prometieron que ahora la campaña sí se iba a poner seria. A una semana de la convención republicana seguimos esperando ese momento.

Todos estaban ansiosos por ver quién era el elegido. Los medios de comunicación, los ciudadanos, las campañas de ambos partidos, todos. Y el 11 de agosto, después de meses de expectativa y especulaciones que iban de lo serio a lo improbable a lo ridículo, Mitt Romney anunció su fórmula presidencial. Estaba tan emocionado por presentar a su vice, que Romney hasta le otorgó el cargo que él aspira obtener en las elecciones de noviembre: “Démosle la bienvenida al próximo presidente de Estados Unidos, Paul Ryan”.

Fue un simple error. Todos los presentes en Norfolk, Virginia, sabían que Romney es quien quiere desbancar al actual presidente Barack Obama, y que para eso se aliaría con Ryan, congresista por el estado de Wisconsin. Tras conocer al que los republicanos esperan sea el próximo vicepresidente del país, tal vez los más contentos de todos fueron los medios de comunicación. Ya llevaban meses reporteando una campaña sucia, hostil y basada más en la personalidad de los candidatos presidenciales que en sus políticas o planes de gobierno. Por eso, cuando ambos equipos se completaron, cuanto diario, analista político, presentador y noticiero televisivo dijo alguna variación de la siguiente frase: “Ahora la contienda se puso seria, ahora podremos concentrarnos en los asuntos importantes, ahora esto tendrá sustancia”. Pero eso nada que pasa.

Ya va una semana desde que Ryan oficializó su aspiración vicepresidencial y falta solo una semana para que empiece la convención republicana, pero la sustancia aún no aparece. El frenesí con que se recibió al joven republicano se disipó rápidamente y en vez de centrarse en los problemas fundamentales que enfrenta Estados Unidos y que debería solucionar una de las dos campañas, los medios se quedaron en la personalidad de Ryan. Por ahora, más que lo que planea hacer con los programas de asistencia social o su propuesta para reducir el déficit, lo más sonado del posible vice son cosas que poco tienen que ver con la tan esperada sustancia.

Con respecto al posible vicepresidente, teniendo en cuenta la seriedad que ahora tiene la campaña, Fox News escogió destacar el hecho de que el congresista de Wisconsin fue rey del ‘prom’ en su último año de bachillerato y que en algún momento de su juventud condujo el ‘salchimóvil’ (un carro en forma de salchicha). El canal ABC resaltó que a veces Ryan duerme en su oficina y que le gusta pescar bagres con sus propias manos. CNN prefirió ilustrar al público con el hecho de que al compañero de fórmula de Romney le gusta casar venados y que realiza una exigente rutina de ejercicios llamada P90X. NBC hizo un trabajo juicioso y concluyó que Ryan sería el primer vicepresidente de Wisconsin, y el primero en llamarse Paul. Todos esos son, por supuesto, aspectos sustanciales en la contienda a la Casa Blanca.

Muchos comentaristas lo califican como alguien refrescante, joven, que energizará la campaña y que podrá darle la relevancia a los temas importantes. Es decir, una Sarah Palin, quien le costó la campaña a John McCain en 2008, pero con sustancia. Sustancia que se explotaría en los próximos días, idealmente antes de la convención. Sin embargo, la promesa de sustancia no se cumplió y los medios ni siquiera lo esconden. Jon Stewart, presentador del programa de sátira política The Daily Show, preguntó a Brian Williams, destacado periodista y editor del noticiero del canal NBC, que en vista de que ya se sabía que Ryan sería el vicepresidente de Romney, cuándo empezarían a hablar de lo importante, de la sustancia. Williams, entre chiste y chanza, respondió: “Tan pronto agotemos toda nuestra reportería de Ryan conduciendo el ‘salchimóvil’”.

  • Daniella Mendoza

    Muy cierto, entre que Ryan está bueno y que le gusta pescar, nadie sabe cuál es su política ni qué plantea aportar a la administración de Romney. Pero quizá eso sea parte del plan…Paul Ryan es conocido entre los demócratas como un super conservador que ha votado en contra del aborto y del matrimonio gay. Para los republicanos es mejor que los indecisos piensen en lo guapo que es Ryan y no en sus políticas sociales retrógradas…

  • Alguna vez recibí en Estados Unidos un pnafleto que decía: “El Partido Republicano es el comité para la reelección del presidente Obama”. Y al parecer es así. Los republicanos están haciendo todo lo posible por perder las próximas elecciones

  • Lmcaiced

    Lo peor de todo es que al comun le gustan esas noticias del jetset, especialmente la del salchimovil que no hace mas que llenar la cabeza de la gente de pura basura y para nada informar con el objetivo de desarrollar mentes que voten a conciencia para el proximo periodo. Definitivamente los medios, la religion y la politica manejan este mundo de la manera mas burda y vulgar que puede haber.
    Nati excelente tu punto, EXITOS TOTALES!!!