¿De Guatemala a Guate-peor?

BBC describe Guatemala de la siguiente manera: “La desigualdad social es un factor de peso en Guatemala. La pobreza se extiende, particularmente, en el campo y entre las comunidades indígenas. Los índices de analfabetismo, de mortalidad infantil y de malnutrición están entre los más altos de la región; la expectativa de vida está entre las más bajas y, como muchos de sus vecinos, el país está plagado con crimen organizado y pandillas violentas”.

Así las cosas, es evidente que no es un país que se gobierne con facilidad ni que en un solo período presidencial se convierta en prosperidad pura. Sin embargo, la esperanza es lo último que se pierde y desde hace varios meses se empezaron a preparar los candidatos para la contienda electoral.

En primera instancia, el actual presidente guatemalteco, Álvaro Colom, estaba limitado constitucionalmente a un solo período presidencial. Entonces la solución inmediata fue que, al mejor estilo de los Kitchner en Argentina, su esposa, Sandra Torres, se lanzara a la presidencia y Colom continuara en el poder tras bambalinas. El único problema es que existe una cláusula que prohíbe a familiares inmediatos del presidente competir por la presidencia del período inmediatamente posterior. ¿La solución a ese único problema? Sencilla: ella se divorció de Colom y estaba lista para la lucha. Sin embargo, aun así, no era elegible para competir y los guatemaltecos pasaron a sus dos oportunidades de oro.

Aunque ambos dicen ser de ideología liberal, los dos contendores a la presidencia tienen tintes de extrema derecha. Uno es un general retirado que promete mano dura; otro es un empresario que apoya la pena de muerte.

El general se llama Otto Fernando Pérez Molina y estuvo en el mundo militar durante 34 años. Aunque no se ha probado nada en su contra y su perfil publicado en el diario guatemalteco Prensa Libre indica: “Recuerda [Pérez Molina] que como militar disparó un arma muchas veces, pero que en ninguna ocasión se propuso herir o matar a alguien”, el general retirado ha sido acusado de crímenes de lesa humanidad contra poblaciones indígenas durante la guerra civil de Guatemala por grupos de activistas y organizaciones como Human Rights Watch.

Su propuesta política (que se puede ver en la página web de su partido, Partido Patriota ) consta de cinco ejes: seguridad democrática y justicia; desarrollo económico y competitivo; infraestructura productiva e infraestructura social; desarrollo social; y desarrollo rural sustentable. Sin embargo se ha centrado en tener ‘mano dura’ para perseguir, combatir y acabar con las bandas criminales violentas que se dedican al tráfico de drogas en el país. Mejor lo explica un video que se encuentra en su página y que también rota en Youtube, en el que se ve la intención de convertir Guatemala en un set de Gran Hermano.

Por su parte, el otro gran candidato es Manuel Baldizón, exitoso empresario de la región de Betén y diputado al congreso. Sus propuestas abarcan un espectro amplísimo; desde establecer la pena de muerte para los crímenes más graves (aún no se ha explicado a cabalidad qué es un crimen merecedor de la pena capital), hasta la promesa de llevar al equipo de fútbol de Guatemala a una copa mundial de la FIFA.

La página oficial de Baldizón que también aparenta ser la página oficial de su partido, Partido Libertad Democrática Renovada – LIDER) no incluye la totalidad de su plan de gobierno, sino únicamente, los principios por los que se rige el partido. Lo que sí incluye es, en la página de inicio, una versión remasterizada de la canción We no speak americano, en la que en vez de decir ‘pa-panamericano’, dice ‘pa-para Guatemala, sí se puede, Baldizón sí puede’.

Como se indicó al principio, un período presidencial es insuficiente para darle un vuelco a Guatemala. La opción reposaba entre mano dura y cámaras en las calles, y llevar a la selección guatemalteca de fútbol al mundial mientras cantamos “pa-para Guatemala”. De esas opciones, ganó la primera (Pérez Molina). Tal vez el candidato triunfador sí era la mejor de las opciones, lo que no se traduce, por ningún motivo, en una excelente opción. Así pues, todo parece indicar que, lamentablemente, se pasará de Guatemala a Guate-peor.

  • Colombia es muy parecido. La desigualdad aqui es altisima, peor que alla, la concentracion de la tierra es muy alta. Y el unico discurso es el de la guerra, aqui segun los medios grandes el unico problema son las farc.

    El analfabetismo tu lo vez a aqui en cantidades y por todas partes

    Cuando eres un trabajador basico, estas expuesto a explotacion, que incluyen cooperativas que no son mas que ricos simpatizantes del gobierno que se quedan con la mitad 45% del sueldo de los trabajadores -con lo que el sueldo efectivo queda en efecto por debajo del minimo- y adicinalmente estos no tienen varias obligaciones tributarias/fiscales

    Eso sin mencionar que no hay trabajo, que la mayoria vive en la informalidad, coloquialmente llamado rebusque, que los que tienen trabajo muchas veces no tienen su sueldo oportuno, les deben muchas veces hasta un ano de sueldo, y como escribi arriba otros estan bajo las cooperativas -legisladas de nuevo en el 2002- de trabajo que reducen a la mitad sus sueldos

    Este es un pais donde los bancos abusan con sus tarifas, porque tenemos gobernantes que no son lideres sino lacayos,

    Tenemos mafias que controlan los politicos, y si a eso agregamos politicos malos, incompetentes, tarados, y todas las anteriores.

    Y si a eso agregamos estos ignorantes, tarados, borrachos, que se venden por un tamal entonces tenemos que debemos ser igual o peor que guatemala

    Y si quieres similitudes con Guatemala, aqui esta lo que dijo en Popayan, la ciudad con + desempleo en pais, el saliente alcalde Navia: que uno de sus logros es que puso de nuevo equipo de futbol