Profesión: niño

Esta cifra es preocupante no solo porque los niños están en las minas y en las calles y no en el colegio, sino porque la cantidad de pequeños trabajadores en vez de disminuir, aumenta. En 2011 había un 13% de infantes trabajando. Hoy la cifra es de 15,4%. Si el gobierno dice que está haciendo innumerables esfuerzos para proteger a la infancia ¿qué es lo que está pasando?

Es cierto que han creado varias campañas para combatir el trabajo infantil en los últimos años. Desafortunadamente –y no porque tenga una bola de cristal para adivinar–, los del gobierno deben saber que las cifras del trabajo infantil van a seguir aumentando mientras no existan soluciones reales para erradicar la pobreza que es lo que tiene a las familias pensando en la comida y no en llevar a sus hijos a estudiar.

Si de alguna manera las campañas de denuncia han funcionado, estas no son efectivas: no es suficiente con que alguien registre que vio a un niño trabajando a través de su celular o un computador. El programa ‘Te protejo’, que hace uso de esta estrategia, ha recibido 22.000 denuncias de las cuales 4.600 (un 20% de ellas), han entrado en un proceso de restablecimiento de derechos. Teniendo en cuenta que la campaña empezó desde mayo del año pasado, los resultados demuestran que el programa se desborda.

Y se desborda porque estamos en un país en el que el futuro se muere y se arrastra todos los días. No se trata solamente de lo aterrador que resulta que un niño trabaje, sino que esa situación refleja una sociedad que es indiferente con los más pequeños. Todo aquel que roba, que mata por un celular, que prefiere un arma a un cuaderno, alguna vez fue un niño.

Algunos de esos futuros adultos están hoy dentro de la cifra de niños que trabajan, o dentro de los 4.457 que viven en las calles. A muchos de ellos les bastó crecer y poder caminar o hablar para empezar su vida laboral. A ellos, no les piden hoja de vida pero si llenaran una, dirían: Profesión: niño. Un oficio que existe en este país en donde unos nacen para jugar y otros para sobrevivir.

  • maribel

    Es indignante la situación de pobreza que vivimos hoy en día, no puede ser que los niños no disfruten de su infancia y que lo único que los motive sea trabajar antes de estudia antes de vivir.