0 en educación

Colombia obtuvo el puesto 50 en la evaluación de dominio del inglés realizada entre 54 países de todo el mundo. La posición ocupada es un terrible resultado para todos aquellos que sueñan con ver a Colombia entre los países ‘altamente competitivos’ a nivel mundial. Claro, es importantísimo saber inglés, “la lengua de los negocios”, para firmar tratados de libre comercio y poner a los campesinos colombianos a competir con las industrias monstruosas de Estados Unidos, por ejemplo.

Y no es que hablar inglés no sea importante, es que en nuestro caso parece más importante que aprender historia, geografía o español (risas). En el Ministerio de Educación Nacional crearon el Programa Nacional de Bilingüismo para favorecer el desarrollo del inglés como lengua extranjera. Los estándares básicos de competencias en lenguas extranjeras rezan: “ser bilingüe es esencial en el mundo globalizado. Por ello, el Ministerio de Educación Nacional, a través del Programa Nacional de Bilingüismo, impulsa políticas educativas para favorecer, no sólo el desarrollo de la lengua materna y el de las diversas lenguas indígenas y criollas.” ¿lenguas indígenas y criollas?

¿Cómo se atreven a hablar de desarrollo de las lenguas indígenas cuando hay lenguas como la Carijona (familia caribe) que solo tiene 30 hablantes o como la Tororó de la familia chibcha que solo cuenta con 4? La mayoría de lenguas indígenas en Colombia, se encuentran en peligro de desaparecer por su bajo número de hablantes y en los colegios no se promueve el desarrollo o el estudio de estas lenguas; ni siquiera se procura la enseñanza de la importancia que tienen los pueblos indígenas para el desarrollo de la cultura de un país.

Pero eso sí, la casa es blue, el pollito es yellow, no vaya a ser que el niño no sea competitivo y la globalización lo deje atrás. Sin embargo, parece que se pierde de vista un pequeño detalle geográfico: en Suramérica 9 de los 12 países que la conforman, tienen el español como lengua oficial. Por tanto, para nosotros antes del inglés es más importante hablar, leer y escuchar en nuestro idioma.

A los que se preocupan porque en Colombia no se habla una lengua extranjera y no porque historia, geografía, constitución política y democracia hagan parte de una misma materia de baja intensidad horaria, hay que recordarles que sacamos 0 en educación. No debería darnos vergüenza no hablar tan bien la lengua de otros, primero debería preocuparnos el acceso desigual a la educación, los 15 millones de colombianos que no han terminado el colegio y el bajo nivel de lectura de la población.

Un sistema de educación para colombianos debe preocuparse por ser más amplio e incluyente; en vez de pensar en educar niños aptos para la globalización, debe pensar en educar niños capaces de comprender la historia y su propio idioma. Pero claro, eso solo pasará el día en el que al Ministerio de Educación le interese realmente cumplir con su oficio.

  • jose

    de hoy en adelante tienes un admirador secreto <3 (ahora que me di cuenta que no puedo comentar sin dejar un correo electrónico, ya no es tan secreto)