Pueblo apedreado

Un pueblo que antes del 30 de junio quedaba solo a cuarenta y cinco minutos de Bogotá, hoy queda a tres horas de recorrido. Se trata de Choachí, un municipio conocido como atractivo turístico de Cundinamarca por sus aguas termales y verdes montañas; incluso, figuró recientemente como orgullo del departamento y destino recomendado en “El centro unido”, la publicación especial de Semana del 30 de julio, momento en el que ya desde hacía un mes un talud de tierra obstruía el paso de la carretera Bogotá- Choachí.

Desde entonces, el que fuera el monte de la luna de los chibchas ya no es tan atractivo ni tan protagonista. Excepto por las menciones de algunos medios en comentarios escuetos y breves, a Choachí se le ha dado la espalda, y de paso a Ubaque que queda por la misma vía. La gravedad de la situación radica en que el municipio vive fundamentalmente del turismo y de actividades agrícolas, fuentes de ingreso afectadas porque la vía alterna por la que se accede ahora a Choachí (Bogotá-Cáqueza-Ubaque-Choachí) está en muy mal estado, es estrecha e implica dos horas más de recorrido.

Y no es que la vía original sea una maravilla: se trata de un caminito estrecho, lleno de curvas, pero altamente transitado. Sin embargo, ni los turistas ni los propios chiguanos fueron razones suficientes para que las autoridades quisieran tomar acciones reales  para la ampliación y el desarrollo de proyectos en la vía. La montaña no se vino abajo por sorpresa: desde hacía años venía avisando con pequeños derrumbes que, como se podían solucionar rápidamente, no llamaban la atención de nadie.

Derrumbe vía Bogotá- Choachí.

Hoy, el gran derrumbe tampoco llama la atención de muchos, aunque las panaderías estén produciendo una cuarta parte del pan y almojábanas que hacían antes; aunque el hotel Santa Mónica esté desierto, sin huéspedes ni la mitad de los empleados que había antes –en su mayoría, jóvenes de las diferentes veredas. Ahora estos trabajadores se encuentran en un tiempo de licencia no remunerada (desempleados a la fuerza) mientras los precios en la plaza de mercado y en las tiendas están por las nubes.

Claro, no se puede decir que no se han planteado soluciones. Napoleón Cabra, director territorial de Invías, ha estado en el municipio. Primero, habló de un puente que temporalmente comunicaría al municipio con Bogotá: puente que no sirvió. También dijo que se invertirían 1.000 millones en obras para el mantenimiento de las carreteras alternas para llegar al municipio: obras que no se han visto. Posteriormente, el 12 de julio dijo “yo le pido a mi Dios que en ocho o diez días tengan paso allí”, pero ni ocho ni diez: ya son más de 40 días desde que la carretera a la altura de La peña de la virgen está sin paso. Pero eso sí: Dios no tiene la culpa de la calidad de los contratistas que tenemos.

Al principio, los chiguanos creyeron en las buenas intenciones de las oraciones del funcionario y en los comunicados oficiales del alcalde. Sin embargo, la fe se está perdiendo. En vista de las grandes pérdidas económicas que está sufriendo el municipio, ya se escuchan rumores sobre los sueldos que no se han pagado a quienes trabajan en las obras de reconstrucción de la vía. La incredulidad rodea el testimonio de los habitantes de Choachí que desconfían de que las obras estén listas para finales de septiembre como se los han prometido.

El pueblito, orgullo de Cundinamarca, hoy es víctima de una pedrea, que recibe no solo desde las montañas furiosas que los tienen alejados, sino que es víctima de la indiferencia y de la falta de ejecución de las entidades encargadas de cumplir con lo que prometen. Este municipio es hoy un elefante blanco, tan cerca pero tan lejos.

Y si eso pasa con un pueblo que queda a tan solo cuarenta y cinco minutos de Bogotá, imagínese lo que puede estar pasando con los pueblos que no tienen carreteras y que quedan a  días enteros en lancha o en burro.

  • santiago lombana orjuela

    esos desgraciados prometen y no cumplen nada lo unico q asen es robar

  • alexrojax

    bien redactado, es la verdad¡¡

  • Andrea Ortega Jimenez

    muy interesante que des a conocer esta crítica situación
    buen aporte 🙂

  • Ricardo W

    Excelente Nota, estaremos atentos de los avances. 🙂

  • edixon

    y de los recursos para la obra que se sabra

  • edixon

    porque carajos los recursos asignados para esta obra no se ven reflejados en esta via tan importante

  • Ernesto Sierra

    Excelente artículo en rescate del patrimonio de la hermosa Colombia. Nada de sensacionalismo; amor por su pueblo, eso sí. Te auguramos una brillante carrera como escritora y periodista. Enhorabuena.