Estoy muy triste

El VIH es un virus que hace que todos los días de mi vida tome medicación.
El VIH es el motor que tengo adentro para pelear por los DDHH de las personas que vivimos con él.
El VIH es ese virus que tanto quiero que se vaya de mi cuerpo.
El VIH es esa etiqueta que llevo aunque no quiero, aunque no la siento.

Decirle a un hombre que vivís con VIH puede ser lo mejor de todo esto y lo peor. Cuando le dije a mi ex pareja que tengo VIH, lo tomó super bien, y todo fue como si el VIH no existiera, se saco todas las dudas, pregunto todo como si fuera un niño, una sola vez, y nunca más pregunto nada.

Pero en la vida aparecen otros hombres que no tiene educación sexual, que no saben lo correcto del VIH, y me he cruzado con algunos. Uno de esos hace poquito tiempo. Cómo decirle cuando esa persona no habla el mismo idioma, cómo darle toda la explicación, y entonces optar por hacer uso del derecho de no contarlo, no tenemos la obligación de decirlo, sí el compromiso de cuidarnos y cuidar al otro, y siempre fue así, en diez años no he tenido sexo sin protección jamás, pero hoy tuve que soportar que una persona me diga de todo, que lo infecté, que soy una asesina y muchas otras cosas más.

Y que pasa si esa persona se hace un test de VIH y le da positivo porque antes había tenido relaciones sin protección, de la única cara que se va a acordar va a ser de esta, a la única cara que va a odiar es esta, cuando nunca habíamos tenido sexo sin protección, cuando mi carga viral es indetectable, yo no quiero que nadie en el mundo piense que lo infecté, que nadie en el mundo piense que soy una mala persona.

Yo no quiero que ninguna mujer, ningún joven, ninguna persona sufra discriminación a la hora de entablar relaciones.
Y si esto me pasa a mí, una persona visible, publica, empoderada, militante de los derechos humanos, lo que será con una mujer que no es visible, con una que está recién diagnosticada.

Estoy muy triste, me siento muy débil.

  • LUIS

    TE ADMIRO

  • carlos

    No eres responsable de lo que hagan o no hagan los demás. Tu obligación es poner medios para no transmitir pero la otra persona a de tomar sus medidas, sobre todo cuando es una relación esporádica. Y no bajar la guardia nunca.
    Ánimol y fuerza.