El amor en los tiempos del vih

Toda la semana me la pase pensando en lo mismo, luego de diez años de convivencia con vih y continuar con mis relaciones con las personas del sexo opuesto me llamo la atención una cuestión especifica, y fue con un comentario de una lectora.

De las tres últimas relaciones que tuve largas, como serias, ninguno de esos hombres me presentó a sus madres, y tenía como problemas enese sentido…

Y digo: ¿qué tanto puede tener que ver en esto el vih? ¿y si después de leer este post le decimos a nuestras madres y padres que le tenemos que contar que nuestra novia o novio vive con vih/sida para ver su reacción?

¿Y si luego de la reacción la posteamos en el blog? No se si les gusta o no la idea, pero para ver cómo reaccionan, porque quizá piensan que esto puede ser un motivo de preocupación para la familia entonces es mejor no decirlo, es mejor tener una relación con esa persona a parte del mundo…

Viéndolo de esta forma, ¿fui discriminada? No sé. Pensando en ese momento no lo sentí así, ahora haciendo una retrospección pienso que sí.

Entonces puede ser problemático esto de ser activista, ser visible en los medios de comunicación…
Y a veces pensamos que el tema del vih está avanzado, que ya no es como en los 80 en los 90, pero luego las personas que vivimos con vih, nos damos cuenta todos los días que los avances son pequeños en algunas cuestiones.

Y en este terreno, el de la sexualidad, el terreno de lo privado, el terreno de lo sentimental, es lo mas difícil, cómo decirlo, cuándo, decirlo o no.

Y cuando vuelvo a conocer a alguien vuelvo a comenzar  y a pasar por toda esta cuestión, estos miedos, el temor a ser discriminada, el temor de que la otra persona tenga miedo de relacionarse conmigo. es parte de la vida y el camino que me toco transitar.

En estos días volví a leer todos los post, y todos los comentarios. Muchas gracias a las personas que escriben, y un particular saludo a Milton que hace comentarios mala onda.

El derecho que tenemos las personas que vivimos con vih, el derecho que las otras personas desconocen y los convierten en una obligación. Decir qué, decir nada, la sexualidad es saludable y plena si la vivimos con buenas prácticas, saludablemente, valga la redundancia.

La foto de este post, es de un día que estaba muy triste por la finalización de una relación y me junté con dos amiguitos que me hicieron pasar un día muy lindo y hasta fuimos al shopping a que me maquillaran para que cambiara la cara de mal de amor que tenía. Un becho a Rodra y Tomasa.

  • Paul Calderon

    eres lo maximo…

  • quinta

    Saludos Mariana, sí digo que sos un gran ejemplo de superación me quedo corto, sos más que eso, sus la imagen de la vida, de la valentía, participe activa en esa ruptura necesaria de cambiar la nefasta-caótica imagen que se tienen de las personas con VIH, daría todo por conocerte… Un gran ejemplo

  • yanu

    Gracias Mariana por enviarme este enlace. Eres mi referente para no bajar la guardia. Lo que refieres en el artículo es algo que me toca. A mi familia le hablado de mi novio pero así a grosso modo, no lo conocen personalmente (por decision de él). A veces pienso q mi familia cree que es un novio q sólo existe en mi imaginación. Muchas veces he pensado si deba decirles la verdad sobre su estado, pero hay factores que me detienen: 1ero su decisión de no conocer aún a mi familia (lo q catalogo de endodiscriminación), 2do su decisión de alejarse de mí después del diagnóstico (ocurrió en enero y desde esa fecha no lo he visto, siempre hay una excusa para no vernos), y 3ero porque se que mi familia se preocuparía muchísimo. En mi caso mientras él mismo no se acepte con su realidad, no lo voy a exponer a el rechazo de otros, cuando el rechazo que él tiene hacia sí mismo es mayor. Ay Mariana cuanto quisiera tener a alguien cercano para contarle tantas cosas. Gracias por ser como eres, tú eres una bendición.

  • miltonmaria

    Hola Chica.. como dirian en Venezuela, Me llamo la atencion el encabezado de tu post, pues la anterior mujer con la que salia (bastante mayor que tu) siempre me decia que le presentara a mi madre. Yo la verdad no se la presente durante los dos anos que nos vimos, siempre se me olvido… Aunque entiendo que el caso tuyo es algo diferente.