Nunca imagine que todo lo que fue pasando iba a pasar…

Escuché en algunas ocasiones que mi trabajo asalariado nada tenía que ver con el activismo-militancia. Y no. Elegimos nuestra profesión, y en algunas oportunidades es con salario y en otras no.
Cada vez que ingreso en un barrio de la periferia y me encuentro con realidades distintas, que no son personales, aprendo más y vuelvo a afirmar, mi profesión como activista.
Cada vez que escucho los malestares de un joven o una joven estudiante, vuelvo a decir que qué bien que decidí ser Trabajadora social y no Perito en criminalística,
Cuando veo que una situación familiar cambia de rumbo luego de una intervención, suspiro de paz y digo Trabajo social: ideología, buena vida, voluntad.

Y el activismo es solo voluntario, NO.

El activismo es mejor si es si un sueldo, NO.

El vih se convirtió en una herramienta más en esta vida, para poder llegar a ciertas personas, para poder pensar en otras cuestiones que, si esto no hubiera estado en mi cuerpo, quizá mi especificidad hubiera sido otra, seguramente niñez, salud mental, juventud.

Pero aquí están las dos, salud, educación, las dos se cruzan se juntan, se separan y se vuelven a juntar.

Derechos Humanos, y los que están apartados de cualquier imaginario burgués, Yo quiero preguntarles: ¿Cuál es la especificidad de los lectores de Colombia se enamorara de mí? ¿Qué les importa? ¿Por qué quieren luchar?

Me voy a la Amazonia de Brasil, a Manaos, luego les cuento de mi viaje, y espero sus respuestas.

Mariana.