Maternidad y lipodistrofia

Foto: Danyela Acevedo

En mi post anterior había mencionado dos cuestiones: la lipodistrofia y la maternidad en las mujeres que vivimos con vih. Sentí que mencioné cosas que quizá algunas personas no comprendieron, entonces decidí que esta entrada estuviera relacionada con lo pendiente de aquella vez.

¿Qué es la lipodstrofia?, el otro día me quejaba sobre mi apariencia, que podía llegar a cambiar en algún momento por los retrovirales, que es la medicación que tengo que tomar diariamente para contrarrestar virus del vih en mi cuerpo y levantar o mantener mis defensas.

Entonces, la lipodistrofia… ¿qué es?, es la mala distribución de las grasas y la masa muscular en el cuerpo. Muchas personas que tiene vih (hiv, sida, o como lo ubique más rápido el lector o la lectora) padecen de la lispodistrofia, y si te cambia tu fisonomía corporal, y no te gusta, y sabes que es por la toma de la medicación, se te puede llegar a cruzar la idea de dejar de tomarla o tomarla cortada, y eso ataca a nuestra adherencia directamente, hace que el estigma en las personas que vivimos con vih aumente con las huellas que nos dejan los retrovirales.

Cambiando de tema, (este es como el lado positivo), la maternidad en las mujeres que vivimos con vih. Luego de años de investigación hoy en 2011, y hace años, las mujeres que tenemos vih podemos tener nuestros bebes sin vih, y digo sin vih y no sanos porque los bebes que nacen con vih muchas veces también nacen sanos, y no adhiere con la relación de vih- enfermedad, salvo que la persona este en fase sida (esto es para mi amigo Ricardo por el intercambio del otro día), bueno continuo porque me fui por las ramas… jajaja.

Una de tres vías de trasmisión del vih es la trasmisión vertical, esto es de madre a hijo en alguno de los tres siguientes casos:

Por amamantar al bebe, la leche contiene virus, en el parto, o durante el embarazo, para que ese bebe tenga menos posibilidades de contraer el virus la mujer debe estar controlada por un infectólogo, tomar su medicación, y en lo posible y en le mejor de los casos tener un buen recuento de defensas y una carga viral baja. Esto se alcanza con la buena adherencia al tratamiento.

Y entonces porque cada vez que una habla de la maternidad, las personas preguntan “¿pero cómo es que no sale con vih el bebe? ¿cómo es que no se infecta?”. Depende de muchos factores: Biológicos, sociales, económicos, culturales y digo esto para que no queden con la idea de que entonces no adquiere el vih o entonces si, todo es relativo siempre y cuando se den ciertos factores para las dos variables.

Si tiene dudas si no fui clara los invito a investigar mas en la pagina de mi organización:

www.ramvhis.org

En la pagina de la Red de Mujeres Viviendo con VIH/SIDA o en la pagina de Fundación Huésped.

Les dejo beso y abrazo,

Mariana

  • La adherencia al tratamiento es el termino que se utiliza para describir la capacidad de un paciente para permanecer y ser consistente con las recomendaciones de los tratamientos, especialmente de la toma de medicamentos. La adherencia es importante para cualquier tipo de tratamiento medico, pero lo es más para el VIH debido a los riesgos de desarrollar resistencia. Si el paciente no se adhiere a un tratamiento para el control de la presión arterial o de los riñones, al menos se sabe que estos volverán a ser efectivos una vez se recomience el tratamiento de manera constante. Pero el VIH es un organismo viviente cuyo principal objetivo es reproducirse y multiplicarse a si mismo y la TAR detiene esa reproducción. Dejar de tomar una dosis o interrumpir el tratamiento permite que los niveles de medicamento en el sistema caigan, a veces lo suficiente como para permitir que el virus se vuelva a multiplicar. Cuando esto sucede, las mutaciones resistentes (partículas del virus que se pueden replicar en la presencia de medicamentos) tendrán una ventaja y eventualmente pueden remplazar las cepas de virus no resistentes como la cepa dominante.

    La siguiente analogía puede ayudar a ilustrar de manera más clara la situación. Imagine una lata que contiene animales desagradables (ratas, cucarachas, arañas o culebras), si se mantiene el recipiente sellado los animales no pueden salir, pero si se destapa los más fuertes escaparan y cuando lo hacen se convierten en los dominantes y se reproducirán. La TAR es la tapa de la lata que se debe de mantener bien sellada.

    Los estudios han mostrado que la adherencia al tratamiento tiene poco que ver con la raza, el género, la escolarización o el nivel socioeconómico. Entre los factores que influyen en la adherencia se puede contar con las enfermedades mentales (incluyendo la depresión), el abuso de sustancias, problemas de memoria y una vida desordenada. Si el paciente muestra signos de alguna de ellos, lo mejor es resolverlas antes de comenzar la terapia. También es recomendable que el paciente comprenda completamente porque debe de permanecer en el tratamiento y ser constante.

    Finalmente ayuda si el paciente tiene el tipo de personalidad dispuesto a hacer sacrificios en el presente para tener un mejor futuro. Con la mayoría de las drogas para el VIH está bien tomarlas cuando se recuerda e incluso doblar la dosis para compensar el olvido de una, pero se sugiere nunca doblar la dosis de Didanosina o Efavirenz.

    Los pacientes que han sido más exitosos son aquellos que son un poco obsesivos compulsivos al tomar los medicamentos. Cuando se les pregunta acerca de cuantas dosis dejaron de tomar desde la ultima consulta, miran con asombro, como si se les preguntara por un asesinato.

    Para más información acerca del virus del SIDA VIH visite:

    http://www.que-es-el-virus-del-sida-vih.com

  • Mariana

    foto de Danyela Acevedo

  • Sergio Medina

    Sería interesante saber, si se puede contrarestar ese problema de la lipodistrofia, con trabajo físico o dietas alimentarias. Tambien revisar si existen formas de ejercicio diario que puedan regular esos efectos de la medicación.