Ocho años luego del diagnóstico

¿Cómo te contragiaste del VIH? ¿Cómo ves la vida por venir, y qué pasó? ¿Cómo pasó? Preguntas sobre el futuro y el pasado de una seropositiva.

Lo primero que pensé fue, me voy a morir. Lo primero que deseé fue, me quiero morir. Mi diagnostico de VIH (virus de inmunodeficiencia humana) lo recibí a los 20 años, lo adquirí a los 19 por transmisión sexual, con una pareja, se podría decir. Tengo la seguridad de que él sabia que vivía con VIH y no lo aviso. ¿Tenia que avisarlo? No sé, la mente humana es traicionera. Además, la responsabilidad de tomar cuidados en las relaciones sexuales es compartida.

Desde mi ateísmo, las diez cuadras antes de llegar a retirar mi resultado recé diez padre nuestros. Desde mi ateísmo pedí que si Dios existía, al otro día ya no tenia que esta viva.

Me quiero morir, fue lo único que repetí todo un año seguido, “Yo con esto no puedo vivir, con esto no quiero vivir.” Aquí estoy ocho años después llena de vida. Hasta pienso, en algunas ocasiones, que tenga más vida y de mejor calidad que anteriormente. ¿Por qué?, porque tengo conciencia de la vida, de la salud, de gozar cada momento como si fuera el ultimo.

 

Nunca he tenido problemas en contarle a las personas sobre mi situación serológica, o sea de que vivo con VIH. Porque quiero que vean en frente de sus ojos una historia cercana, familiar, acerca de qué puede pasar si no tomamos los recaudos para preservar nuestra salud.

Ocho años después digo, nada trágico, esto de vivir con VIH. Nada de tener que morir y no vivir con el VIH. Se puede, ¡y como!

Construí un castillo de militancia por salud, por los derechos para poder extenderle una mano, una palabra, un abrazo a la persona que me solicite. Para decirles que no es un problemas vivir con VIH, y que todo puede estar peor.

Y ahora puedo decirles mis queridos colombianos y colombianas y latinos, que nada mejor que estar acá con esto, súper trasformada en una militante social.

El primer paso es realizarse el test de VIH y luego hablamos.

Si me dejan voy a hacer todo lo posible para enamorarlos y enamorarlas de la causa de la salud, del amor de la vida, y de mí, pues claro.

Besos,

Mariana.

  • camilo

    gracias… que brutal es escuchar a una mujer joven y hermosa que afronta esto con total gallardia
    solo queda decir si tu puedes yo tambien puedo

  • Dàel Dàvila ELguera

    Querida Mariana acabo de leerte, no sè si se peude dar una felicitaciòn para una situaciòn asi sin embargo me siento admirado por como vives x como piensas x como enfocas tu sentido de vida. Estoy orgulloso de tenerte como amigo, de haberte conocido y a seguir promoviendo campañas de despistaje

    UN ABRAZO GRANDE DESDE LOS ANDES DE PERÙ

  • La conozco a mariana y se de su valor y su lucha!!! siempre admire su valor y energia …en mi familia la amamos y ella lo sabe !!!! gracias genia por tu sabiduria de vida

  • Shalconv

    Que bonito relato 🙂

  • Yo creo que el testimonio, reflexion y ensayo de Mariana no solo es super valioso sino ademas sumamente interesante.
    por dos cosas. La primera es que se sale del rol de victima al de empoderacion. Porque quita miedos y tabues y la forma en que lo narra.
    Segundo. Porque mueve el piso y te interpela al activismo, ni mas ni menos. De una situacion que parece cotidiana, se politiza, se vuelve problema no solo personal sino social y político.
    por último, quiero mandarle un abrazo grande a este hermosa persona.
    Me quedo con la duda, de que tiene que ver la foto, tan sexy y erótica digna de una leynaGay, con el artículo. Me respondo, es la celebracion positiva de la vida?
    Quizás quizás quizás…

  • Billy Ochoa

    Que lindo… genial Mariana… gracias… a hoja blanca… buena onda.. les leo… desde Guatemala…

    abrazos…

    Billy Ochoa
    Activista Social

  • Un placer leerte.