La revolución del 2100


En el 2100 la revolución se marcó por un gran número de cosas complejas y diversas, pero estoy segura de que las directas responsables, o la principal causa de dicha revolución fueron las empresas para reparación de gente rota y las empresas fabricantes de somnífero para la muerte. Su aparición cambió para siempre la percepción de la vida, y en los primeros tiempos causó una confusión tremenda que acabó con buena parte de la población. Por aquel entonces todo el mundo se rompía de vez en cuando, la gente seguía buscando el amor y estrellándose cada tanto, o más bien, estrellándose continuamente.

La primera empresa de reparación de gente rota apareció en una ciudad de Suramérica, eso es seguro, aunque hay quienes sostienen que apareció en Ciudad de México. Yo creo, como la mayoría de historiadores, que fue en Bogotá. El tratamiento era sencillo, la daban a uno una bebida que al cabo de unos minutos lo ponía a vomitar, la gente vomitaba una especie de roca rodeada de una espuma blanca e inodora y salía como nueva, esto funcionaba únicamente para la gente que se había roto por una pena de amor, pero curiosamente en ese entonces esta era la causa del 100 por ciento de las rupturas, fue después que la gente empezó a romperse por causas diferentes.

Como era de esperarse, la cura a las penas de amor terminó provocando otro tipo de penas, por aquello de que a todo antibiótico le sale un nuevo enemigo más resistente. Hubo quienes se resistieron a la tendencia del mercado: acudir a las empresas de reparación de gente rota, pero fueron pocos y al final igual sucumbieron porque los beneficios saltaban a la vista. Como cualquiera podía curarse fácilmente del roto dejado por las penas de amor, la gente se precipitó al amor y por un tiempo tuvo la ilusión de felicidad, o fue realmente feliz, hasta que el tiempo trajo rupturas por otras causas, como ya dije.

Es un tema complejo este de las empresas de reparación de gente rota, en otra ocasión me extenderé y hablaré de los cambios que esto ocasionó en la psique y en la vida del hombre en la tierra, ahora prefiero pasar a las empresas fabricantes de somníferos para la muerte, un mecanismo sencillo también, un perfume que la gente se untaba. Cuando la muerte estaba a un metro el olor la mareaba y caía profundamente dormida, esto le trajo a la humanidad un nuevo miedo: el de olvidar untarse el perfume.

Hubo revueltas causadas por activistas que pedían que el gobierno proveyera a los
enfermos de Alzheimer y de amnesia de una persona que se ocupara de ponerles el perfume, pues los familiares y allegados no querían hacerlo por toda la eternidad. Los olvidadizos morían pronto y así sólo fue quedando la gente más precavida, la más tiesa. Como sucede siempre, hubo detractores, gente que se negaba a comprar el somnífero, defensores de la muerte, gente que hablaba de la belleza y de la necesidad de la muerte. La muerte disminuyó pero no desapareció.

Sucedía también que la gente se cansaba de usar el perfume y se dejaba llevar, en las crisis económicas los pobres no podían acceder al somnífero, creció un mercado negro del somnífero de la muerte, surgieron mafias. La gente convivía con la muerte dormida en su sofá, a veces la muerte al despertar olvidaba a qué había ido y se iba como si nada, otras veces se acordaba y la gente se veía obligada a vaciar su tarro de somnífero para poder huir, otras veces perseguía a la persona equivocada o se llevaba al perro. La gente acomodada podía comprar somnífero para sus mascotas, los pobres no, los pobres enterraban a sus perros y los usaban como señuelos para librar a sus hijos de la muerte. La muerte estaba cada vez más debilitada. El ritmo de la vida se ralentizó en los países donde todo el mundo tenía acceso al somnífero Alemania, Suiza, Dinamarca, Islandia, Finlandia, Noruega, Holanda. El cartel del somnífero de la muerte tumbó al Imperio.

En otra entrega: más sobre las repercusiones de la aparición de estos dos tipos de empresa y los efectos de la aparición de otro fenómeno importante: la telepatía y la desaparición de la forma física de la tecnología.