Des-ayuno en la “Castellana 104”

Conocí la “Castellana 104” gracias a mi clase de “Hermenéutica del sujeto literario”. Cada uno de los estudiantes debía investigar, dar una clase y encargarse del “desayuno” de todos los demás a eso de las 8:30am. Los humildes jugos de cajita y los ponqués Ramo, que eran el pan de cada miércoles, quedaron evidentemente relegados el día que una compañera entró con cajas la “Castellana 104”. Ya no recuerdo el tema de su exposición, pero sí recuerdo que después del banquete de fresas cubiertas de chocolate y de una amplia selección de bizcochitos, sanduchitos, galletitas y pancitos, me prometí ir a “desayunar” realmente a esta panadería, pastelería y restaurante.

Algunas promesas duran años en cumplirse, pero ésta en particular tomó fuerza de nuevo gracias a los comentarios que he oído últimamente (mi jefe hablaba entornando los ojos de los pequeños baguettes con jamón serrano y mi hermana recordaba feliz su festín con huevos y salmón ahumado) y a mi deseo de hablar de desayunos en mi blog. Por tanto, un martes a las 9am, después de hacer un par de vueltas, mi mamá y yo terminamos haciendo fila de 10 minutos para poder conseguir una mesa en la “Castellana 104”.

Resulta casi inevitable que la idea del desayuno se diluya apenas se entra: la gran variedad de panes, tortas, postres, chocolates, merengues y ponqués hacen que a uno quiera probarlo todo y sin pudor (sólo vean las fotos). Haciendo gala de altas dosis de paciencia y autocontrol, esperamos mientras se nos hacía agua la boca para pasar a un saloncito donde están las mesas, desayunar y salir luego a la sección de panadería y pastelería para llevar las “mediasnueves” a la casa y a la oficina.

Tras pasar por esa difícil prueba y por otro regaño por no poder tomar fotos del lugar (esta vez le di los datos de “Hoja Blanca” y de “Buena Muela” a la administradora y le pedí confirmarlos en la página web), tuvimos el encuentro con la carta de desayunos que resultó espléndida: desde un ligero y triste desayuno “Continental”, unos tentadores huevos “Benedictinos”, hasta unos poderosos waffles e incluso unos tamales criollos. Mi madre, más cauta y prudente que yo, ordenó un desayuno “Suizo”, que tenía huevos (ella los pidió revueltos y con adición de champiñones y maíz tierno), arepitas de papa y tocineta, fruta, jugo de naranja y una bebida caliente (se puede escoger entre té, chocolate o café). Yo, desbordada como casi siempre, pedí un desayuno “California”: salchichas, tocineta y queso, envueltos por dos pancakes y bañados en miel de maple, el acompañamiento también era fruta, jugo de naranja y chocolate.

Mi mamá amó sus huevos porque estaban “caserísimos”: a las mamás les gusta lo que sabe a hogar (…debo confesar que a mí también), aunque le ajustó el sabor a las arepitas con algo de sal y pimienta. Por mi parte, debo decirles que disfruté enormemente mis pancakes: la crujiente tocineta, las salchichas tostadas y la sensación de combinar lo salado con la miel, me hicieron feliz. Mención aparte merecen la canasta de panes frescos (mini baguettes rellenas de queso y pan de cereales con nueces) que acompañaban nuestro desayuno y la mermelada de la casa, que en esta ocasión era de mora.

Como habrán sospechado, mis planes de salir con una bolsita llena de delicias quedaron truncados: el desayuno fue tan generoso que estuve tentada a no almorzar ese día. Por eso, si la tentación de la pastelería y la panadería es más fuerte que ustedes, les recomiendo no pedir unos de los platos de la carta de desayunos, sino un dulce jugo de naranja con todo aquello a lo que no puedan aparatarle la vista. Eso sí, en cualquier caso, lo más prudente sería “ayunar” de veras la noche anterior.

“Castellana 104”

Avenida 19 No. 104 – 49

PBX: 214 14 75

http://www.castellana104.com

Desayunos: Entre $8.900 y $22.800 (Suizo: $18.500 y California: $21.500)

  • Victoria

    Para ocasiones especiales y como regalo, también recomiendo las casas de chocolate que elaboran en la Castellana…deliciosas!…no aptas para personas con problemas de azucar.

  • Ocelotia

    Desayunar en la Castellana 104 es de lo más reconfortante para el cuerpo y el alma y leer tu blog alborota los deseos de volver.

  • Claudia Sofía

    Leyendo tu blog la lista se me hace más grande de todos los sitios que tengo que ir la próxima vez. Suena muy tentadora la opción del desayuno en la Castellana 104.

  • Claudia Sofía

    Leyendo tu blog la lista se me hace más grande de todos los sitios que tengo que ir la próxima vez. Suena muy tentadora la opción del desayuno en la Castellana 104.

  • Magda

    `Me gustan mucho las tortas de la foto, aun que el desalluno que recomiendas bastante robusto, no podrìa con el pero deliiii me quedo con las fruticas y el desayuno Suizo

  • Diana

    Pao, comparto contigo y con mami el disfrutar de las delicias que uno puede encontrar en la castellana 104. Delicioso. Ademas en pleno crepúsculo me antoje de comer, pero no cualquier cosa, de comer rico.

  • Mi linda Paolita. Me parece esos desayunos super espectaculares para ir en verdad con ayuno anterior…. espero poderlo deleitar en alguna ocasión porque me gusta todo pero todo es todo por lo tanto tengo que ir, cuando no lo se hummmmmmm pensaré bueno por ahora buscar una buena compañía jejeje mentiras ire con mi amor uno de todos no piense nada mal por favor mis otros amores mis hijitas en fin….. sumercé vamos pues.
    Gracias mi Paolita por este apunte tan especial comenzando la mañana…..
    Un beso y miles de bendicioens.

  • Lex

    Castellana 104 también me trae recuerdos, nos reuníamos ahí cuando hacíamos las reuniones del Politécnico antes de viajar, es un excelente lugar. Me sorprendió lo suizo del desayuno de Gloriosis, jajaja para mi es lo mas criollo que he leído, de todos modos suena deli.

  • alejandra

    me gustó esta crónica porque esta panadería es una de mis favoritas y además,está llena de recuerdos. no obstante, creo que está cargada de diminutivos que la perjudican.

  • Paola

    Me encanta!!! Viví atras de la Castellana 104 cuando hice el pregrado en Bogotá, era una tentación horrible 🙂

  • Monica

    Pao!!!! las panaderias son mi debilidad!!! asi que cuando regrese a Colombia, es una de las cosas que tenemos que hacer juntas!!!!. Yo quiero probar esas arepitas, jejeje Besos!!!

  • Prefefcto..gracias por la idea, justo tengo un brunch mañana y suena como una opción ideal 😉 ….