Carta de amor para Mariana

Por: Alejandra Soriano

La primera vez que hablé con Mariana no me habló, me sentenció y me dijo en tinta de código binario, resolución de pixeles y secuencia de bits: Colombia se enamorará de mí. La afirmación no cargaba una gota de duda y tal vez porque me pareció desafiante y hasta temeraria, corrí a leerla.

Su vaticinio después de la primera lectura me pareció inverosímil, cómo enamorarse si estaba a más de 4.000 kilómetros de distancia en Buenos Aires, más allá del Trópico de capricornio y de la línea del ecuador. Sin embargo, pese a mi escepticismo, leí cada una de sus entradas hasta que las terminé y me pareció entonces, que su blog era el equivalente al pañuelo perfumado o el relicario que en la distancia recordaba a un amor lejano.

Poco a poco, me encontré revisando semanalmente si había dejado una nueva entrada, un click en Hoja Blanca era como abrir la puerta del buzón para encontrar una carta con sello postal. Así la fui conociendo y las piezas del gran rompecabezas que es ella empezaron a unirse, trabajadora social, profesora de historia y ciencias sociales en construcción, activista, hija, amiga, pareja, hincha del Boca Juniors y también cazadora de mitos.

De mitos porque ha trabajado incansablemente para terminar con el estigma y la discriminación que existen alrededor del vih, en minúscula como lo escribe ella para no estigmatizar la sigla, que le diagnosticaron hace más de 10 años y que la llevó a ser una líder latinoamericana que defiende los derechos de las personas que viven con él.

Es incansable y luchadora pero no de acero. Leer a Mariana es leer su corazón, si está triste escribe que está triste, si pasó un día feliz en el mar entonces lo dice, lo trivial, lo trascendental, la relación con su PAPÁ y su MAMÁ (en mayúscula sostenida porque son fundamentales), todo tiene en común los ojos con los que ella ve el mundo que consideró incluso que seguiría dando vueltas alrededor del sol sin ella pero en el que sigue de pie defendiendo su causa “de la salud, del amor y de la vida”.

Buena racha

Mariana habla de las buenas rachas, de las que vienen llenas de buenos días y también de las malas que hacen doler el cuerpo y el alma pero que no duran mucho.

Y no duran porque hay muchos lugares del mundo en los que la esperan y a los que tiene que llegar a trabajar en la prevención y en la respuesta al VIH. Esta buena racha la ha convertido en ciudadana del mundo que viaja con una maleta cargada de sueños y de esperanza, Cuba, Argentina, Brasil, Nicaragua, Panamá (…) Colombia, Colombia.

Colombia, ¡Mariana llegó! Llegó en mayo y me dolió el estómago, es el mal de los tiempos modernos, lo que se siente pasar del abrazo digital al abrazo que sí aprisiona. Es linda como en las fotos, apresurada al hablar y honesta como cuando escribe.

Su chaqueta era rosada, como el rubor que llevaba en las mejillas, como sus sandalias y como su sombra, la que proyecta que también es rosada como su color favorito y que está llena de luz porque todo en ella es de colores aunque a veces esté triste y no tenga ganas de salir de la cama.

Pero eso nos pasa a todos, la vida nos pasa a todos y eso es realmente lo que me cautivó de ella, sus alegrías, sus tristezas y aunque creamos en santos distintos y tengamos ideas políticas totalmente opuestas, comparto con ella algo por encima de todo y eso es un profundo amor por la vida.

A Mariana le escriben con mucho amor, sus lectores de Hoja Blanca en donde empezó en el 2010 la encuentran bella, valiente y trabajadora. También le piden consejos, le hacen preguntas y le dan fuerza.

Dicen que el amor derrumba todas las barreras las de las distancia y las del tiempo y por eso este era mi turno para escribir sobre ella aunque preferí dirigirle una carta en la que ella es tercera persona verbal aunque, evidentemente, es la primera.

Alejandra

mariana from Hoja Blanca on Vimeo.

Acerca de Hoja Blanca 3 Articles
Información Básica
  • Juan Andrés

    Nunca la he leído. Luego de leer la ‘carta’ quedé picado! http://papelondejuan.wordpress.com/

  • Diana T.

    Que gran testimonio! hermosa mujer que demuestra que la vida sigue y que siempre hay cosas que hacer para mejorar la vida de lxs demas y la propia ….. Gracias lishh hermosaaa por darnos a conocer a esta supermujer !!!!